Manualidades con pintura

¿A vuestros peques les agrada explorar y probar con colores y técnicas diferentes? Si es de este modo os encantarán estas manualidades para pequeños, ¡jugando con pintura para nutrir la curiosidad! Vamos a ver qué ocurre cuando mezclamos nuestras acuarelas con jugo de limón o bien con bicarbonato, ¡y asimismo vamos a pintar con hielo!

Este género de manualidades para niños estimulan la inventiva, la percepción y la curiosidad, ¡y de ahí que nos agradan tanto! Ya os habíamos contado ciertas técnicas para pintar sin pinceles, y de qué forma hacer un papel de aguas o bien marmolado fácil. Esta vez vamos a ver ciertas manualidades donde la pintura reacciona de una manera ameno y sorprendente ¡a los peques les encantarán! ¿Os agradaría verlas?

Manualidades con acuarelas y jugo de limón

El ácido cítrico contenido en el jugo de limón actúa como blanqueador, aclarando los colores. Podemos aprovechar esta característica de 2 modos diferentes, uno más indicado para los pequeños más grandes y otro para los más pequeños. El primero, del que vemos el resultado en la imagen de acá arriba, es idóneo para los más grandes. Pueden hacer el dibujo que deseen y colorearlo con acuarelas (emplead papel para acuarelas), y después dejarlo secar. Una vez seco, ponemos el jugo de limón en un vaso y pintamos con él sobre el dibujo, por servirnos de un ejemplo rayas. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente, ¡vamos a ver que las zonas que hemos pintado con el jugo están más claras!

El segundo modo es más intuitivo, y de ahí que es idóneo para los más pequeños. Hemos visto un caso en la imagen primordial (fuente: Art Projects For Kids). Los peques pueden manchar la hoja (papel para acuarela) con las acuarelas, utilizando colores bien fuertes a fin de que el efecto blanqueador se note. Dejamos secar, y después con un gotero o bien un pincel, vamos echando gotas de jugo de limón sobre la hoja. Dejamos actuar unos minutos y secamos con papel absorbente. El limón va a haber blanqueado el tono de forma antojadiza, dibujando formas en las que los peques pueden descubrir objetos o bien personajes. Cuando se ha secado el jugo, con un rotulador negro se puede dibujar encima.

Acuarelas, bicarbonato y vinagre

La pintura con bicarbonato genera un efecto final semejante, si bien el proceso es diferente y reserva sorpresas que a los peques les encantarán. En un caso así debemos preparar el color utilizando 1 una parte de bicarbonato, 1 una parte de agua y acuarelas líquidas o bien colorantes alimenticios para dar color. Las cantidades pueden cambiar, debéis conseguir una pintura líquida mas de color intenso.

Una vez que tenéis listos los colores, ¡a pintar! Siempre y en toda circunstancia utilizando papel para acuarelas. La reacción va a ser más perceptible si cubrís toda la hoja con color. Antes que el color se seque, con un gotero o bien con un vaporizador, rociaís la pintura con vinagre blanco puro. El vinagre reacciona con el bicarbonato, creando una mini erupción espumosa que sorprenderá a los peques.

Pintando con hielo

Por último, otro jueguito fácil, ¡pintar con hielo! Debemos coger una cubitera, poner en cada cubito unas gotas de colorante alimenticio o bien acuarelas líquidas, y de manera cuidadosa llenarlas con agua.

Luego, a fin de que los palillos se mantengan mientras que se congela, cubrimos con largometraje de cocina y pinchamos los palillos como se ve en la imagen, y lo llevamos al congelador. Una vez congelados, ya tenemos nuestros cubitos de pintura listos para utilizar. Los peques se divertirán pintando y viendo de qué manera los colores se marchan mezclando. Usad hojas para acuarela por el hecho de que el papel normal se va a romper con tanto líquido.

¿Os han agradado estas manualidades para niños? ¡Vamos a darle brida suelta a la inventiva!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *