De qué manera hacer cuadros de cola blanca

Cuando he visto esta manualidad para niños, ¡me he quedado encantada! Jamás se me había ocurrido emplear cola blanca y colorantes alimentarios para hacer cuadros ¡mas la idea es fácil y excelente! De ahí que que el día de hoy deseo explicaros de qué manera hacer estas manualidades infantiles, ¡cuadros de cola blanca!

Esta manualidad infantil me ha recordado mucho a la pintura mágica de leche que vimos hace cierto tiempo, mas en un caso así el resultado final es un pequeño cuadro ¡que podemos preservar! ¿Deseáis saber como hacer cuadros de cola blanca y colorantes alimentarios?

He visto esta idea tan bonita y original en Babble Dabble Do, de donde he cogido la imagen primordial. En un caso así han hecho unos círculos que después han colgado de las ventanas como atrapasueños, mas podemos hacerlos con diferentes formas y utilizarlos después de la forma que más nos guste. Los dibujos abstractos que se forman al echar el colorante sobre la cola son hermosos, ¡muy psicodélicos! Los pequeños se van a quedar con la boca abierta viendo los dibujos que los colores formarán al entremezclarse y cuando observen que al secarse la cola, pueden desmoldar su cuadro tal y como si fuera de plástico, ¡no lo van a poder opinar!

Materiales necesarios

  • una tapa de plástico o bien metal que nos sirva de molde
  • cola blanca
  • colorantes alimentarios líquidos, o bien asimismo acuarelas líquidas
  • palillos de dientes

Cómo hacer cuadros de cola y colorantes

Simplemente ponemos una desprendida cantidad de cola blanca sobre la tapa que usaremos de molde, intentando cubrir toda la superficie de forma pareja. Esta capa de cola debe quedarnos bastante alta, al menos tres o bien cuatro milímetros. Entonces cogemos nuestros colorantes o bien acuarelas líquidas y vamos echando gotas sobre la cola.

Con un mondadientes vamos removiendo los colores a fin de que se mezclen y se sobrepongan entre sí. Los peques van a ir experimentado lo que pasa al desplazar los colores, puesto que conforme la consistencia de la cola y de los colores que utilicéis se formarán diferentes dibujos y los colores se expandirán aproximadamente.

Por ejemplo en el caso de esta imagen, la cola y/o el colorante son bastante espesos, con lo que los colores no se expanden tanto y se pueden dibujar tramas similares a telarañas. En cambio en el ejemplo de la imagen primordial, los materiales eran más líquidos y el efecto final es más afín al de las máculas de acuarelas.

Una vez que los peques estén satisfechos con el dibujo logrado, debemos dejar secar. Hemos utilizado un sinnúmero de cola, con lo que probablemente va a tardar múltiples días en estar absolutamente seco, ¡mas merece la pena! En el momento en que la cola se haya secado, podemos desmoldar nuestro cuadro sin esmero, ¡nos va a quedar una suerte de medallón de plástico! Podemos hacerle un agujero y colgarlo de la ventana: siendo algo transparente, ¡el efecto va a ser realmente bonito!

¿Os ha agradado esta manualidad infantil sencilla? ¡Me ha encantado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *