De qué forma hacer un fondo marino: ¡una manualidad de verano!

Imagina que en estas vacaciones te embarcas en un submarino y te marchas a explorar las profundidades oceánicas… ahora imagina que te asomas por un ojo de buey y te hallas en la barrera coralina: ves peces de colores, caracoles, corales y el azul del mar… ¿no sería hermoso llevarse a casa un recuerdo de esta fantástica visión?

Pues eso es lo que te planteamos en este taller: ¿Deseas aprender a hacer un pedacito del fondo del mar visto por medio de un ojo de buey? ¡Mira qué bonito queda!

Manualidad para niños: fondo marino

Materiales

Cómo hacer la manualidad

Iniciaremos este taller preparando el escenario del fondo marino. Pinta uno de los platos por la parte interior con la Témpera Escolar Giotto de color azul turquesa y el maxi pincel Giotto. Da una segunda capa si lo crees preciso.

Mientras se seca, en un cartón, dibuja 3 peces (uno grande y 2 más pequeños), un coral y un ancla.

Recorta los dibujos y píntalos asimismo con la Témpera Escolar Giotto. Los peces de color naranja, el coral de color colorado escarlata y el ancla de color negro. Ahora, sobre el plato pintado, aplica una capa con la Témpera Glitter plata para dar un efecto refulgente en el fondo marino. Y da una capa asimismo con la Témpera Glitter roja sobre el coral y deja secar.

Para montar el escenario, pon primero una base de arena con conchas. En un pocillo pon un tanto de la cola blanca Giotto Vinilik y un puñado de arena y prepara una masa.

Pega una capa fina de esta masa en la parte inferior del plato. Y sobre la arena pone las conchas. Deja secar.

Con los rotuladores Giotto Decor Metalic efectúa los últimos detalles de los peces. Puedes pintarle unos ojos y hacerles unas escamas.

Pega, con la cola blanca, los 2 peces más pequeños nadando en la parte azul del mar. Queja asimismo el coral con la base tocando la una parte de la arena. El pez más grande pégalo sobre un palo de helado.

Y ahora, haremos el ojo de buey.

Recorta la zona central del otro plato de tal modo que te quede una anilla de unos siete cm de ancho. Pon con un pincel cola blanca alrededor del círculo por la una parte de dentro. Fija una lámina de plástico y recorta el plástico excedente.

A modo de ojo de buey, pone la ventana sobre el primer plato y fíjala alrededor con la cinta de pintor. No te olvides de poner por la parte interior el pez más grande, dejando un pequeño agujero sin fijar para pasar el palo de helado.

Con la témpera de color cobrizo pinta el borde del ojo de buey y da una segunda capa de pintura si lo crees preciso.

Una vez seco, con el rotulador multisuperficie Giotto Decor Metallic de color plata, dibuja unos circulitos alrededor tal y como si fueran los tornillos.

Y, para finalizar, queja el ancla en uno de los lados de la ventana.

Y ¡ya vas a tener listo este bonito fondo marino con el que vas a poder jugar haciendo nadar el pez de un lado para otro.

¡Asimismo lo puedes poner en tu habitación o bien para decorar tu clase!

Si te ha agradado dale un like, compártelo y subscríbete a nuestro canal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.