Cómo hacer una diadema con orejas

Hacer manualidades es una actividad que pueden llegar a hacer niños y adultos, siendo un pasatiempo divertido y que da como resultado cosas muy bonitas. En la actualidad, se han puesto muy de moda utilizar la diadema con orejas, por lo que te explicaremos como puedes hacer unas muy monas y sin perder demasiado tiempo, para que puedas realizar un regalo o lucir tu propia diadema cuando quieras.

También es importante que sepas que puedes hacer este tipo de trabajos con niños pequeños, ya que será muy entretenido para ellos y podrás darle algo de valor a la creación.

 

Diadema con orejas

Entre este tipo de diademas podemos encontrar muchos subtipos, derivados de varios animales que pueden encantar a cualquier persona. Sin embargo, las más populares son las orejas de gatos, de ratones y de conejos.

Con el fin de que puedas aprender cómo hacer una diadema con orejas, te explicaremos tomando como base las orejas de gato. No obstante, debes tener en cuenta que este método funciona para cualquier tipo de animal, solo deberás cambiar la forma de las orejas, según el animal que desees.

 

Orejas de gato

Para esta diadema necesitarás:

  • Una diadema.
  • Goma eva (foam) o cartulina de color negro.
  • Cartulina color rosa.
  • Lápiz y papel.
  • Papel de seda negra (en dado caso que la diadema no sea negra).
  • Tijeras.
  • Pegamento especial para goma eva.
  • Cinta aislante de color negro.

Nota importante: si deseas que tus orejas sean de otro color, solo deberás cambiar el color negro por otro que prefieras.

 

Qué hacer

Lo primero que debes hacer es dibujar en el papel la forma que quieras que tengan tus orejas. De esta forma, sabrás exactamente cómo quedarán, además de tener un molde para realizar tus orejas. Es necesario que cuentes con las orejas en forma doble y que consideres el espacio del grueso de la diadema, para que cuando las pegues se queden de la mejor forma posible.

Una vez que tengan la forma que buscas, córtalas y procede a elaborarlas siguiendo el patrón sobre la goma eva o cartulina negra. Pega las puntas de las orejas, teniendo cuidado de dejar un espacio libre para el paso de la diadema.

Cuando ya tengas listas las orejas, recorta unos triángulos más pequeños en la cartulina rosa, de modo que simulen la carne dentro de las mismas.

Si tu diadema no es negra, fórrala con el papel de seda, asegurándola en las puntas con la cinta aislante, de forma que quede bien ajustada.

Mete las orejas en la diadema y listo, ya puedes contar con tu diadema con orejas para la ocasión que quieras.

[ads_post_related]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ads_post_bottom]